Páginas

Páginas del Blog

14 de octubre de 2017

Preguntas que puedes hacerte si estás pensándote la maternidad o la paternidad


Black Beanie, de Loui Jover 


Si estás pensando en ser madre (o padre), pero estás hecha un lío, aquí unas preguntas que a mí me ayudaron en mi proceso cuando quise ser mamá y que quizás pueda ayudaros a vosotras:

1. Todas andamos escasas de tiempo, ¿estás dispuesta/o a hacerle un hueco a tu bebé de 16 a 20 horas cada día? Yo antes de quedarme embarazada pensaba que los bebés dormían todo el día o se quedaban como muebles mirando a la pared mientras tú trabajas, pero no. Son seres que necesitan contacto físico permanente, y si toman teta, quieren teta a todas horas. Les gusta estar en brazos todo el día: protestan en cuanto intentas aparcarles en el corralito, en la hamaca para bebés o en la cuna. Quieren estar en tus brazos, cerca de ti, tener toda tu atención. Necesitan mimos, estímulos, juegos, canciones, sonrisas, y necesitan sentirse queridos, protegidos y seguros. Como cualquier cachorro del reino animal.

Si ni tú ni tu pareja podéis dedicarle tiempo, es importante que tengáis en cuenta cómo le afectara al bebé el estar todo el día lejos de vosotros, y cómo se sentirá con otras personas. 


2. ¿Cómo te sientes con la presión social, y con la presión biológica? ¿Cómo te sientes frente a la tiranía del "qué dirán"?, ¿cuánto te afectan la opinión y los comentarios de los demás? Es una buena pregunta para intentar ver si lo de ser madre es un deseo propio tuyo, o es un deseo/imposición de los demás. Puedes preguntarte por qué todo el mundo quiere verte con un bebé en brazos, y por qué son las mismas personas que te presionaban en su día para que te echaras pareja y te casaras. Son los mismos que nunca van a ir a echarte una mano en la crianza. Simplemente quieren verte con un bebé, y que tú te las apañes como puedas. Puedes preguntarte también por qué a los hombres no se les presiona tanto para que tengan bebés. Puedes preguntarte también si realmente te importa lo que opinen los demás, y si te sirve de algo pensar en ellos para diseñar tu vida. Es importante tener en cuenta que la presión social sirve para que te sometas y obedezcas los mandatos del patriarcado: busca el amor, cásate, ten hijos.  Y aunque lo hagas, nunca van a dejar de criticar y comentar, así que, mejor olvidarse de lo que esperan los demás de ti.


3. ¿Estás preparada para los tremendos cambios hormonales, químicos, físicos y emocionales que vas a experimentar con tu cuerpo?, ¿ya estás visualizando la piel de naranja, los descolgamientos, las celulitis, arrugas y canas que llegan con la maternidad cuando lo has dejado para muy tarde?. ¿Has considerado la posibilidad de que jamás recuperes tu figura de antes y que te importe una mierda, o te hunda la autoestima? ¿Te sientes con fuerzas para dormir poco durante años, para gatear, para arrastrarte por el suelo, para agacharte cien mil veces al día, para jugar mil horas al día, para ir sucia todo el tiempo, para ver las montañas de ropa limpia que tienes que doblar y guardar en los armarios, y para acumular la gigantesca energía que requiere la crianza de un bebé?


4 ¿Te sientes generosa con tu tiempo, tus energías y tus recursos?, ¿te ves dando amor y cuidados a tu bebé las 24 horas del día?, ¿te ves capaz de disfrutar con lo absorbente que es la maternidad, y lo duro que es ser responsable del bienestar y la salud de alguien que depende completamente de ti, sobre todo al principio?


5 ¿Qué tal se te da lo de madrugar tooodos los días?, ¿ y lo de dormir poco, muy poco o nada?, ¿te pone de mal humor estar con sueño todo el día?, ¿y a tu pareja?


6 ¿Te cuidas a ti misma?, ¿eres responsable con tu salud física, mental, emocional y psicológica?, ¿te ves con salud y estabilidad para cuidar de un ser pequeño e indefenso? 


7 ¿Cómo te vas a sentir cuando tengas que decirle no a las propuestas de todo el mundo, no a los mil proyectos en los que te habías embarcado, no a muchas cosas que te daban placer?, ¿cómo te sientes cuando estás recuperándote de un acontecimiento tan brutal y sientes que ya no vas a ser la misma?


8 ¿Y el bebé, cómo se va a sentir contigo?, ¿se va a sentir querido?, ¿cómo va a jugar, a revolcarse por el suelo, a tirarlo todo, cómo va a conseguir de ti lo que necesita?, ¿cómo va a aprender a comer, a sentarse, a gatear, a caminar, a hablar, y a ensayar su autonomía?, ¿contigo o sin ti?



9 ¿Te gusta jugar con bebés, te gustan los niños, eres capaz de pasar una tarde entera con un bebé y disfrutar?, ¿y a tu compañero/a? ¿Te gusta pasar tiempo al aire libre, te gusta ir todas las tardes al parque, te gustan las actividades de niños y niñas, como por ejemplo, los cumpleaños llenos de niños colmados de oxitocina y otras drogas duras que segregan sus excitados cerebros? Esta es una de las preguntas más importantes, porque mucha gente tiene niños y no les gustan los niños. Les parecen un coñazo los niños de los demás, y también los suyos cuando los tienen ellos. Les mantienen entretenidos porque no saben cómo interaccionar con ellos, les mantienen lejos de los espacios de adultos, les obligan a jugar solos porque a ellos no les apetece jugar ni tirarse al suelo durante horas.


10 ¿Estás preparada/o para convivir con virus, bacterias y hongos?, ¿asumes que pasarás gran parte del invierno luchando contra las enfermedades, vigilando fiebres fuertes, pendiente de la medicación, limpiando mocos y flemas, eliminando microbios, etc?, ¿Cómo te llevas con la caca, con la diarrea, con el pis, los vómitos, los pedos, la sangre de las heridas, los moratones, y los fluidos corporales de nuestro cuerpo, y de los cuerpos ajenos?


11 ¿Qué sientes leyendo artículos sobre la edad y la infertilidad, no es demasiada presión para que nos pongamos sin dilación a la tarea reproductiva? Hay una disparidad tremenda entre nuestra edad biológica, nuestra edad social, nuestras condiciones económicas y laborales que hace que plantearse un hijo sea una cuestión muy compleja de resolver. De ahí que nos presionen para que nos pongamos en mano de la tecnología reproductiva, un mercado muy exitoso y lucrativo.


12 ¿Cómo te afecta el que todas o casi todas tus amigas sean madres y tú no?, ¿cómo me ha afectado a nivel social y emocional que casi todas estén en un mundo que yo no comparto porque no tengo hijos?, ¿no poder hablar con ellas de series porque se quedan dormidas en cuanto pueden?, ¿cómo llevo las preguntas y las indirectas sobre si voy a ser madre o no?, ¿cómo influye esta pequeña pero constante presión en mi (no)deseo de tener hijxs?


13 ¿De verdad crees que tu trabajo, tu maternidad, tus parejas y tus pasiones son compatibles durante los primeros años de crianza?, ¿de verdad crees que tu vida va a ser más o menos igual que ahora?


14 ¿Merece la pena tener un bebé para que lo cuiden y lo disfruten otras personas? Si tienes que trabajar fuera de casa, ¿quién va a cuidar a tu bebé?, ¿tu madre, tu suegra, una nana, o lo llevarás a la guardería?, ¿estás psicológica y emocionalmente preparada para tener que irte cada día y dejarlo en manos de una mujer que cobra menos que tú por cuidar a tu bebé y que no puede cuidar el suyo? ¿Estás preparada para ver a tu bebé sufrir cada vez que te vas, y para intentar convencerte a ti misma que tu bebe no te necesita, sin conseguirlo?


15 ¿Estás preparada para que tu relación de pareja cambie, muera o se transforme en otra cosa?  Tu pareja puede verse fortalecida por este proyecto tan maravilloso que es tener bebés, pero también puede ocurrir que tengáis maneras diferentes de criar y educar, que haya choques, peleas, y momentos de mucha tensión, agravados por el cansancio y por los vaivenes hormonales que tenemos en el embarazo, el parto y el posparto. La actividad sexual puede desaparecer, disminuir o aumentar, y también puede transformarse, para bien o para mal. Hay gente que huye aterrorizada de la carga tan tremenda que supone cuidar a un ser humano bebé. Les pasa a los hombres casi siempre: entran en crisis, la paternidad les viene grande, no saben hacer tareas domésticas ni criar, y no saben pedir ayuda si lo necesitan.Por eso hay tantisimos hogares liderados por mujeres solas o por grupos de mujeres sin pareja que se unen para criar juntas.


16 ¿Eres muy maniática del orden o la limpieza? (Preparaté para el caos) ¿Qué espacios vas a perder en tu casa con la llegada del bebé? ¿En tu casa hay sitio para que tu bebé se mueva con libertad?, ¿hay espacio para una cuna, para un baúl de juguetes, para almacenar la ropa, para meter el carrito de paseo, para colgar la bañera del bebé, para el cambiador de pañales?


17 ¿Eres sensible a los ruidos y los gritos?, ¿estás preparada para el salvajismo infantil, para los momentos de euforia y felicidad intensa, para los berrinches y pataletas en medio del supermercado, para los gritos que acompañan inevitablemente los juegos infantiles?


18 ¿Tienes paciencia?, porque vas a necesitar toneladas mientras tu bebé aprende a comer, a caminar, a manipular objetos... y también vas a necesitar mucha paciencia cuando le expliques a tu bebé como funciona el mundo, cómo tiene que comportarse en público, cómo tiene que cumplir las normas básicas para interaccionar con los demás. Y lo mejor, verlo desobedecer y resistirse a esas normas que le imponen desde fuera.


19 ¿Quieres tener hijos porque crees que podrás hacer de tu hija o de tu hijo la persona que tú hubieras querido ser, por ejemplo, una prestigiosa pianista, o un futbolista millonarios? Olvídalo, los hijos no salen nunca como quisiéramos. Apúntate a piano o a fútbol y disfruta tú de tu pasión: tus hijas tendrán las suyas propias. Casi todos harán con sus vidas lo que les apetezca a ellos, no lo que te apetezca a ti.


20 ¿Quieres tener hijos pensando que así no estarás sola en tu vejez?, piensa en las residencias de ancianos y ancianas, y mira como esperan en la puerta la visita de los hijos y los nietos que nunca llegan a verlas. Así están las cosas: tener hijos o hijas no te salva de la soledad, ni del abandono de los tuyos.


21 ¿Crees que tener un bebé te unirá más a tu compañero?, ¿crees que se quedará siempre a tu vera sólo por que tengáis un hijo? Echa un vistazo a  las estadísticas de divorcio, y pregúntale a tus amigas que sean mamás, verás como suele ser justo todo lo contrario. Hay algunos hombres a los que les viene muy grande la paternidad, se agobian, o huyen. Sucede que las peleas aumentan casi siempre, debido al cansancio principalmente. Si no tienes un compañero comprometido, honesto, sincero y responsable, ni sueñes con la idea de que un hijo o una hija le van a hacer sentar la cabeza y le van a hacer madurar. Suele ser más bien lo contrario.


22 ¿Tu pareja tiene ganas realmente de ser papá o mamá?, ¿está implicada al cien por cien?, ¿sabe cocinar, lavar, doblar ropa, etc tan bien como tú?, ¿le ves preparado para cuidarte durante todo el postparto, para acompañarte en los momentos más duros, para asumir la crianza del bebé como una responsabilidad propia?, ¿crees que disfrutará con el bebé aunque sea muy cansado, o vivirá la paternidad como una carga a ratos insoportable?


23 ¿Cómo será la crianza a solas si te separas?, ¿cómo sería la separación?, ¿me quedaría yo con toda la carga y él un régimen de visitas, o custodia compartida?, ¿cómo se hace cuando tu bebé es muy pequeño y sigue lactando?, ¿cómo es sentirte hundida por tu proceso de separación, y tener que cuidar de un bebé alegre que te pide risas y caricias?


24 ¿Cómo imaginas a tu hijo/a?, ¿se te ha pasado por la cabeza que quizás no te guste su personalidad, ni su forma de ser?, ¿qué ocurre si se parece a tu suegro, a tu cuñado, a tu abuelo o a tu ex?, o peor aún, ¿y si es tan miedoso/cabezota/torpe/indisciplinada como tú?, ¿y si hereda tus peores defectos?


25 ¿Te imaginas tu parto?, ¿te imaginas la recuperación del parto o de la cesárea si todo va mal?, ¿te imaginas lo que se siente con una nueva vida en tus manos a la vez que un profundo cansancio y un dolor desgarrador en los pezones, en los puntos del coño o los de la panza durante dos meses, las 24 horas? ¿Cómo es no tener energías para cuidar a un ser humano que te necesita?


26 ¿Te imaginas la infancia de tu hijo o tu hija completa?, ¿crees que podrás darle la mejor de las infancias, que podrá jugar y moverse con libertad, que podrá sentirse querido, que podrá quererse a sí mismo?, ¿cómo te gustaría que fuese el día a día de tu hijo/a, y cómo te ves a ti misma en ese día a día?


27 ¿Cómo te llevas con los miedos?, ¿te imaginas la angustia que pasan algunas mujeres por los miedos que genera la incertidumbre del embarazo, el parto, el postparto y la crianza?, ¿sabrás aguantar todo el bombardeo que te lanzan sobre los abortos espontáneos de los 3 primeros meses, las malformaciones, los niños y niñas prematuros, los problemas en los partos, etc?, ¿y el bombardeo de los consejos que nunca pides y todo el mundo te da?, ¿y las insinuaciones sobre los peligros de tu modelo de crianza?


28 ¿Cómo vas a gestionar tus emociones cuando sientas ganas de tirar por la ventana a tu bebé y eso te haga sentir culpable, y los remordimientos te chupen las energías, y te sientas mala madre todo el rato?, ¿qué vas a hacer con el sentimiento de culpa cuando te sientas arrepentida de haber tenido un hijo o una hija?, ¿cómo te liberarías de las opiniones que todo el mundo emite sobre tu forma de maternar sin ningún tipo de pudor?.


29 ¿Estás preparada para cuidar a un bebé con problemas? Un bebé con malformaciones, con enfermedades, síndromes, trastornos o discapacidades. La tecnología y la medicina han avanzado mucho, pero a veces ocurre que los bebés vienen con problemas. Como el aborto terapéutico no existe en muchos países del mundo, y no hay ayudas sociales de ningún tipo, son muchas las mujeres que se ven condenadas a la pobreza cuando tienen bebés con discapacidades. En los países más ricos, las mujeres no estamos psicológicamente preparadas para cuidar a un ser que no es tan perfecto como lo soñamos.


30 ¿Sabes pedir ayuda cuando la necesitas a tu gente querida?, ¿a quién pedirías ayuda con la crianza de tu bebé cuando te das cuenta de pronto que sola no puedes?, ¿con quién crees que podrías contar?


31 ¿Tienes una red para criar, o vas a estar sola con el bebé?, es importante que te hagas esta pregunta. Porque para criar a un bebé se necesita una tribu entera, y nuestra sociedad es inhumana: separamos a los adultos de los ancianos, los enfermos y los niños, y pagamos salarios míseros a las mujeres que se encargan de cuidarlos. Si los cuidamos nosotras, necesitamos a nuestra gente: mientras tu das teta, alguien tiene que hacer la comida, limpiar y doblar ropa, limpiar platos, barrer el suelo, regar las plantas, comprar pañales, limpiar el baño, pasear al perro, y otros cuantos tienen que encargarse de traer recursos, o sea, dinero para poder comprar pañales, comida y ropa. Si no tienes gente con la que formar redes de apoyo y cuido mutuo, tendrás que pagar a alguien que te ayude a criar y a limpiar para tu poder ganar dinero con el que pagar esa ayuda, y para llenar la nevera.


32 ¿Cómo va a ser la vida de la persona que se encargue de pasar la mayor parte de su tiempo con tu hijo/a? Si es tu madre o la madre de tu pareja, es importante ponerse a pensar: ¿tiene energías, tiene amor, tiene tiempo libre y salud para poder cuidar a tu bebé como lo harías tú?, ¿es justo pedirle a alguien que ya cuidó y crió sus hijos, que se ponga al final de su vida a criarte los tuyos?, ¿qué haría tu madre en lugar de cuidar a su nieta, qué le gustaría estar haciendo?, ¿cómo te sientes cuando le pides que sea la madre sustituta para que tú puedas vivir todas las dimensiones de tu ser, y para que la maternidad sea una cosa más entre tantas otras en tu vida?


33 Hacer un listado de mis deseos, y de los deseos de los demás, las exigencias sociales, los mandatos de género. Y ver en qué lugar está la maternidad, si en mis deseos o en los deseos de los demás.


34 ¿Por qué tiene hijos la gente, para qué?, ¿conoces gente que sería más feliz si no hubiese tenido hijos?


35 ¿Tienes ganas de cambiar radicalmente de vida, vivir emociones fortísimas, situaciones desbordantes, momentos de intensa alegría e intensa angustia, vivir entre abrazos, besos y risas, tienes ganas de vivir experiencias extremas?  


36 Describe brevemente cómo sería tu vida sin hijos ni hijas. ¿Cómo te ves, qué andarías haciendo, a qué dedicarías tu tiempo y tus energías? ¿Cómo sería estar con tu pareja sin tener bebés?


37 Describe brevemente cómo sería tu vida con una hija, varios hijos, ¿cómo te ves?


38 Cierra los ojos e imagina el día que tu bebé es mayor y se va de casa, ¿cómo te ves? ¿moviendo cajas o llorando como una magdalena?, ¿tratando de retenerlo o dándole alas para volar?. ¿Qué vas a hacer ahora con tu vida, cuando tu hijo e hijos se hayan independizado todos, cómo te ves?


39 ¿No está la maternidad un poquito mitificada en el imaginario colectivo?, ¿es real el paraíso que nos venden a las mujeres?, ¿de verdad es tan divertida, tierna y maravillosa la tarea de ser mamá?, ¿están tus amigas mamás felices y maravilladas, o se quejan mucho?, ¿por qué casi siempre somos nosotras las que cargamos con todo el peso de la crianza y las tareas domésticas, a menudo solas y sin apoyos?, ¿por que casi ningún país facilita la conciliación?, ¿por qué nos piden que tengamos hijas e hijos y luego nos dejan tiradas, luchando contra la crueldad del mercado laboral?


40 Enumera tus pasiones, enumera tu lista de afectos, ¿cómo te influye sobre tus dudas acerca de la maternidad?


Si después de leer y contestar a todas estas preguntas siguieses con ganas de tener un bebé, ¿qué crees que necesitarías para poder maternar como tú quisieras?,

Y otras preguntas prácticas: ¿cómo conseguir las condiciones en las que quisieras ser madre?, ¿tienes que hacer muchos cambios en tu vida para ello, te apetece pasar a otra etapa de tu vida?, ¿cómo te imaginas a ti misma de mamá en una sociedad pro-mamás, pro-niñas y por-niños, qué tipo de mamá te gustaría ser?, ¿qué vas a hacer para disfrutar de la crianza?, ¿no se necesita un puntito de locura para dar el Gran Paso?, ¿qué ganas tienes de cometer una locura?

¡Feliz viaje a todas, sea cual sea vuestra decisión!


Coral Herrera Gómez